jueves, 1 de diciembre de 2011

Modales: tenis vs fútbol

La semana pasada me fui a Londres con mi mujer y otro matrimonio; cualquier excusa es buena para visitar esta ciudad, más aún si se celebra el Torneo de Maestros de tenis en el espectacular estadio O2. La experiencia, como podéis imaginar, fue buenísima, a pesar de que Rafa no estuvo al nivel al que nos tiene acostumbrados. Ferrer jugó un gran tenis, aunque al final nos quedó la sensación de que podía haber llegado aún más lejos. Pero para un amante del tenis, como lo es un servidor, el mero hecho de ver en directo a tenistas como Federer, Tsonga o Djokovic ya supone un exquisito manjar, independientemente del papel desempeñado por los nuestros. De todos modos, este post que me dispongo a escribir no va a hablar de aspectos tenísticos que pude observar durante el torneo...

El sábado de las semifinales, sólo teníamos entradas para la sesión de tarde y aunque se nos pasó por la cabeza acudir a la reventa para ver el partido Federer-Ferrer, al final optamos por ser racionales y no gastarnos más de 150 libras esterlinas por cabeza. Aprovechamos la mañana para hacer turismo y a eso de las 14h se me ocurrió preguntar a qué hora jugaba el Chelsea. Tras consultarlo a través de la blackberry, vimos que jugaba contra los "superconocidos" Wolves a las 15h en Stamford Bridge. Le miré a mi amigo, él enseguida comprendió lo que se me pasaba por la cabeza y nuestras mujeres no pusieron ninguna pega; ellas se quedaban de compras a su aire y nosotros al fútbol.

Cogimos el metro rumbo a la parada más cercana al estadio, no sin antes preguntar a unos aficionados del Chelsea cómo veían el tema de conseguir entradas, a lo que nos contestaron con pesimismo que estaban agotadas y que en la reventa eran carísimas. Aún así fuimos a nuestro destino con ilusión y en la inmediaciones del estadio era fácil detectar a los reventas. Uno de ellos nos abordó con disimulo y nos llevó a un sitio alejado de la policía para tratar de llegar a un acuerdo. Era un inglés con pinta de mafiosillo de tercera, pero imponía. Nos pide 75 libras, ofrecemos 45, nos dice 60, las compramos por 55...

En los partidos de tenis del día anterior, el perfil de público asistente era de cierta educación, no del tipo refinado "palco VIP de Wimbledon", pero sí de un cierto nivel. Si te sentabas en un sitio que no era el tuyo, el dueño de la localidad se acercaba a ti disculpándose por "molestar" y te hacía ver con educación que ese era su sitio, todo ello con una gran sonrisa. Incluso el personal de seguridad era amable y el hincha más radical que nos encontramos fue un francés disfrazado de gallo que no paraba de animar a Tsonga, pero con buenos modales siempre, rozando incluso la ñoñez.

Al entrar en Stamford Bridge enseguida nos dimos cuenta que el estilo de gente era bien diferente. Yo me defiendo con el inglés, pero mi amigo lo domina, así que era una ventaja a la hora de entender según qué frases. Resumiré nuestra estancia en el fútbol con dos de las frases que nos recordaron que no estábamos en el O2 viendo tenis:

- En un momento dado, me despisté en un pasillo de las gradas haciendo fotos antes de que comenzara el partido. En ese instante apareció un gordo cincuentón que con un medio empujón me dijo "aparta" con su correspondiente cara de asco. El hombre se quería sentar en su localidad y yo simplemente estaba entre él y su trono.

- En el descanso del partido, probamos a sentarnos en unas localidades más cercanas a la portería. Por la pinta de los hinchas del Chelsea, entiendo que estábamos cerca de algún sector radical, pero nuestra idea era permanecer sentados en aquellos asientos hasta que aparecieran sus verdaderos dueños. Al sentarnos, empecé a notar ciertas miradas que no sabía si interpretarlas como amigables o todo lo contrario, aún así seguimos sentados unos 3 minutos más, hasta que mi amigo entendió lo que uno de ellos dijo: "joder, cuando venga John, se va a follar a esa parejita jajaja". Ese fue el momento en el que mi colega me dijo: "Fernando, volvamos a nuestro sitio".

El asunto del asiento de John no me lo tomé como algo personal, ni pensé que ese tipo quisiera violarnos; más bien lo interpreté como un código interno de honor por el que si un hooligan del Chelsea ve que 2 españolitos le quitan el asiento, tiene la obligación moral de soltarles un par de osti** , de lo contrario su reputación caería por los suelos. Aún así, en ese momento preferí tener en el asiento contiguo al ñoño gallito francés.





domingo, 23 de octubre de 2011

Simoncelli

Me levanto a las 9:30h con la intención de ver la final del Mundial de Rugby, sabiendo que lo echan por algún canal de pago. Aún así confío en la débil señal de Eurosport que llega a nuestra televisión a través de la antena parabólica de la comunidad; hoy la señal de dicho canal es más débil que nunca y no se ve absolutamente nada. No soy aficionado al rugby, pero una final del Mundial y ver a los All Blacks supone un gran atractivo.

Todavía me queda la opción de buscar alguna web pirata donde poder ver la final, pero al tener televisión en el dormitorio, se me pegan las sábanas y me quedo tumbado en la cama mientras cambio de canal. Es entonces cuando me paro en TVE, que está retransmitiendo una carrera de motos; se trata del Gran Premio de Malasia y está a punto de comenzar la prueba de GP.

Un poco perezoso, me olvido por un momento del partido de rugby y me quedo viendo la carrera. Al igual que con el rugby, tampoco soy aficionado a las motos, pero hoy me quedo como atontado viendo la carrera. Todo transcurre con normalidad hasta que se produce una caída: el italiano Simoncelli pierde el control de su moto y cae a la carretera, siendo atropellado por otros dos pilotos que venían detrás. Debido al impacto, el casco del italiano sale por los aires.

Bandera roja, la carrera se para, los comentaristas transmiten su preocupación, la realización apenas repite la caída por respeto a los familiares y amigos de Simoncelli que lo puedan estar viendo por televisión. Los minutos pasan, mis corazón se encoge por momentos cuando enfocan a la novia llorando y al padre desesperado; mientras, Simoncelli es atendido en la unidad hospitalaria del circuito.

Siguen pasando los minutos, y mi angustia por la situación sigue aumentando a medida que van enfocando las caras de los otros pilotos, cuyos rostros reflejan la gravedad del asunto. Rossi, siempre alegre y bromista, es amigo de Simoncelli y es uno de los dos pilotos que le han atropellado accidentalemnte; su cara es un poema.

Suspenden definitivamente la carrera, un helicóptero se lleva al italiano y al rato cortan la conexión, despidiéndose los comentaristas con el corazón en un puño. Trato de olvidar lo ocurrido intentando ser optimista y pensando que quizás la cosa quede en un susto. Apago la tele y voy al cuarto donde tengo el ordenador. Busco una web donde ver el partido de rugby, pero no puedo parar de pensar en una persona que no conozco de nada, pero que hoy le siento más cercano que nunca... no puedo evitar pensar en su madre, viendo lo ocurrido por televisión a miles de kilómetros de distancia.

Sigo buscando el partido de rugby por internet, pero mis pensamientos están con el piloto y comienzo a buscar información acerca de su estado de salud...leo de todo...no sé que creer. Ya tengo en la pantalla de mi ordenador a Francia peleando contra Nueva Zelanda por el título mundial; me impresiona cómo se parten la cara de esa forma tan noble en cada acción del partido y pienso que esa es la esencia del deporte...lucha, esfuerzo, nobleza, sacrificio...

Me vuelvo a sumergir en internet en busca de noticias esperanzadoras sobre el estado de salud de Simoncelli, pero tristemente me encuentro con la peor de las noticias; Simoncelli ha muerto.

Me viene a la cabeza otra vez lo que deber ser la esencia del deporte; ahora ya no sé qué pensar. En algunas ocasiones, esa lucha y esfuerzo a la que me refería antes mientras veía el partido de rugby, nos lleva a situaciones límite. En esta ocasión ha sido un accidente, pero no me puedo quitar de la cabeza la cantidad de deportistas con el mismo triste final; ya sea en búsqueda de la ansiada victoria o por la mera superación personal.

Descanse en paz.

Marco Simoncelli (1987-2011)

domingo, 2 de octubre de 2011

Twitter

Estos días he disfrutado junto a mi mujer de unos días de descanso en Ibiza. Siempre que me tomo unas vacaciones, mi cabeza empieza a trabajar y le da por pensar en asuntos de lo más variado... emprender un negocio, estudiar una carrera en la UNED, apuntarme a un curso de cocina, cambiarme de ciudad, descubrir nuevos hobbies, dejarme barba, abrirme una cuenta de twitter...

Trasteaba con mi blackberry tumbado en la hamaca del hotel y decidí darme de alta en twitter. Ya lo había hecho hace 2 veranos en Cádiz y ahí quedó la cosa, 10 tweets y olvidado el asunto. En esta ocasión me encontraba más decidido y estaba dispuesto a profundizar más en este invento para tratar de comprender el éxito de esta red.

Me registré con el nombre de "diarionadalista" por salvaguardar un poco mi intimidad y enseguida intercambié algún tweet con Eduardo Laporte y Javier Ancín, amiguetes de la blogosfera. También le avisé a Gorka (Patatica) y nos hicimos seguidores mutuos, porque twitter va de eso, no? Yo te sigo, tú me sigues, yo digo algo ingenioso y tú me lo comentas...y viceversa. La cosa parecía divertida, pero mientras comía con mi mujer en el chiringuito de turno, empecé a notar que el asunto tenía algo de adictivo, hasta el punto de estar más pendiente de los mensajitos en forma de tweets que llegaban a mi móvil que de lo que me decía mi paciente esposa.

La siguiente fase del "experimento" fue hacerme seguidor de gente famosa: Rafael Nadal, Antoni Daimiel, Carlos Moyá, Iturriaga, Carlos Alsina...y claro la gracia está en que puedes interactuar con ellos. Tú les preguntas y ellos te contestan, aunque tiene que ser muy complicado para un personaje con 600.000 seguidores poder complacer a todos sus seguidores....

Empecé a sentirme como en una fiesta en la que nadie me hacía caso, el mundo me ignoraba y lo más cruel de todo es que parecía que todo el mundo se lo pasaba genial, todos menos tú. Pasé al plan B y seguí a algún que otro conocido que encontré por twitter pero me resultó muy aburrido...qué cojones me importa que estés comiendo una gambas con Fulanito, o que hayas dormido mal, o que Kaká haya metido un golazo, cuando eso lo puedo leer en el Marca. Además, mis originales tweets sólo lo eran para mí, porque nadie me hacía ni puto caso, salvo alguna honrosa excepción.

Y para rematar la faena, cuando comentaba algo a alguien "no famoso", vamos a algún conocido "corriente", y no recibía respuesta...pues me sentaba mal...ya lo que me faltaba, acabar de mala leche por una tontería de tal magnitud. En ese momento me di cuenta que twitter no era para mí.

Ahora mismo voy a anular mi cuenta de twitter, y qué cojones, quizás también la de facebook, que hace meses que no me paso por allí. Otra cosa es este obsoleto blog, al cual cada día le tengo más cariño por el sabor añejo y "retro" que va adquiriendo con el paso del tiempo; porque no nos engañemos, hoy en día escribir en un blog es de carrozas...y eso me encanta. Y por supuesto, no quiero olvidarme de la pequeña familia bloguera que se ha creado alrededor de este y otros blogs amigos, una familia imposible de crear en la jungla twitter.

Y para rematar mi crítica a twitter, tengo la intención de ir al cine para ver la peli "El árbol de la vida", sólo por llevar la contraria a todos los twitteros que no han parado de ponerla a parir con sus super-ingeniosos tweets.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Ir a comprar el dvd de E.T. acompañado por Steven Spielberg

Comprar una entrada de la final de Wimbledon acompañado por Rafa Nadal, ir a la tienda de discos con Bono para adquirir un cd de U2, que Steve Jobs me ayude a elegir el color del ipod que quiero regalar a mi hermano...

Sé que la probabilidad de vivir alguna de estas situaciones es tan improbable como que un satélite de la NASA caiga sobre mi moto scooter. Aún así, me gusta imaginarme la cara que pondría el dependiente del videoclub cuando le pidiera consejo sobre qué película elegir de las muchas que ha hecho el amigo que me acompaña...siendo ese acompañante Robert De Niro.

- Qué opinas Robert? Estás de acuerdo? Vemos "El cazador" esta tarde? Mira que dura más de 2 horas y hemos quedado a las 21h para cenar con Al y Kevin.
- Hombre, Fernando, a mí me apetece jugar más al mus, pero bueno, lo que tú prefieras...

El viernes paseaba por la Plaza de Castillo de Pamplona y vi a lo lejos al escritor Eduardo Laporte. Se dirigía a una librería de la plaza, se detuvo unos segundos en el escaparate y entró. Yo terminé mi conversación telefónica y entré a la librería para saludarle. Estuvimos charlando un rato y luego me acerqué al dependiente, acompañado por Eduardo, con la intención de comprar el último libro de mi acompañante, pero el libro en cuestión se había agotado. Nos despedimos y el librero nos sonrió tras reconocer a la persona que me acompañaba.

Fuimos a otra librería del casco viejo y tras comprobar que tenían el libro en el escaparate, entramos dentro para poder comprarlo. Tras coger mi ejemplar, ya sólo quedaban dos libros más en las estanterías, se estaba agotando otra vez... Nos acercamos a la caja, y mientras la dependienta se daba cuenta de que la foto que aparecía en la portada del libro era igual que la de mi acompañante, hicimos alguna bromilla sobre el asunto.

Finalmente, Eduardo me acompañó a mi lugar de trabajo y me escribió una dedicatoria en la primera página del libro.

Por cierto, el título del libro es "Luz de noviembre, por la tarde".

lunes, 5 de septiembre de 2011

Un duro día de trabajo

Hoy me hubiera encantado escurrirme en la silla para desaparecer de la oficina...ha sido un día horrible de trabajo. Algo parecido a lo que le pasó a Rafa Nadal tras su victoria ante David Nabaldian.



¿Momento arrealista quizás?

martes, 30 de agosto de 2011

Dedicatoria muy especial

Más de una vez se ha hablado en este blog de la capacidad de sacrificio de los tenistas y, sobre todo, de su fuerza mental. Épicas batallas sobre la tierra de Roland Garros o la hierba de Wimbledon, increíbles remontadas tras más de cinco horas bajo el sol, duras derrotas tras años de preparación, interminables viajes alrededor de todo el mundo en busca de la gloria en algún torneo, frustrantes lesiones que te apartan del camino...

Hace cinco días nos dejó una persona muy cercana y especial, una persona que se enfrentó durante siete años a una dura enfermedad con la mayor dignidad, fuerza y optimismo que uno pueda imaginar. Pero finalmente no pudo ser y hoy escribo estas líneas con tristeza.

Pero hay algo que esa mierda de enfermedad no ha sido capaz de arrebatarnos, que no es otra cosa que el ejemplo que nos dio esa persona tan especial y que siempre formará parte de las personas que estuvimos cerca de ella. Ejemplo e inspiración por su capacidad de lucha física y mental que hace de las batallas tenísticas un simple juego de niños. Muchas veces buscamos ídolos lejanos y no nos damos cuenta de que los tenemos muy cerca.

lunes, 18 de julio de 2011

Mis lecturas para este verano

Acabo de terminar de leer el libro Open, es decir, la biografía de Andre Agassi en inglés. Esto último no lo he hecho por esnobismo, sino porque no lo he encontrado en castellano y me viene bien leer en inglés para intentar tener éxito en mi reencuentro con esta lengua... hace unos meses he vuelto a estudiar la asignatura pendiente de muchos españoles: el dichoso inglés.

Tran finalizar esta entretenida anglo-lectura, me he dado cuenta de varias cosas:

- Agassi me cae bien
- He vuelto a recordar que Steffi Graf no me parece guapa, pero sí muy atractiva
- Me estoy aficionando a la lectura

Para este verano ya tengo encima de la mesilla del dormitorio, no uno, sino dos libros. Entre ellos no tienen nada que ver, pero los dos me llenan de ilusión. Ya he empezado los dos a la vez, no sé si es un error, pero les tengo muchas ganas a ambos y no he podido dejar a uno detrás del otro. Los libros en cuestión son:

- El choque de civilizaciomes, de Samuel P. Huntington.
- El juego interior del tenis, de W. Timothy Gallwey.

Del primero, espero aprender mucho sobre las causas de los conflictos internacionales en nuestro planeta y del segundo, sobre las causas de los conflictos internos de un tenista. Antes he dicho que no tienen nada que ver, pero quizás esté equivocado...

jueves, 14 de julio de 2011

No ser un perdedor en tenis

He descubierto estos días una maravillosa herramienta que te suministra blogger para conocer todo típo de estadística acerca de tu blog. Puedes ver desde qué países te leen, cuántas visitas ha tenido un determinado post o incluso si te leen desde un ipad o un pc. Pero, sin duda alguna, la estadística que más me gusta, y más gracia me hace, es la que te dice a través de qué busqueda en google han ido a parar a tu blog. Es decir, palabras clave de búsqueda que han llevado a un usuario de internet a tu blog. Me he encontrado con búsquedas de todo tipo, que van desde "qué es lo que toma Nadal en los descansos de los partidos" hasta "es bueno comer plátano en una maratón". Pero hoy han entrado dos usuarios en este blog intentando buscar respuesta a las siguientes dos cuestiones:

"nadar a braza es malo para el lumbago"
"no ser un perdedor en tenis"

Al primero le diré que no tengo ni idea, pero es un estilo muy bueno para evitar que te entre agua a los oídos; siempre y cuando nades a braza como yo, es decir, sin meter toda la cabeza debajo del agua.

La respuesta para la segunda cuestión es más compleja; aunque antes de nada diré que me ha parecido muy simpático que alguien se sienta un perdedor del tenis y busque soluciones en google... y más cómico aún, que acabe entrando en este blog. Me estoy imaginando a un treintañero como yo, que llega a casa tras una nueva derrota y se dice a sí mismo: Fernando, eres un perdedor. Tras cenar y digerir la derrota, enciendo el portátil y me meto en google con la ilusión de conseguir la pócima mágica. El problema es que lo único que encuentro es un blog llamado "diario nadalista" que sólo habla de paridas; ello me obliga a apagar el ordenador sin respuestas a mis inquietudes, no sin antes asegurarme que borro el rastro de la búsqueda en google, para que no vea mi mujer lo que pienso de mí mismo.

Volviendo a la realidad, te diré que yo no soy ningún gurú en la materia, pero lo que te aconsejaría es que, a nuestro nivel (entiendo que serás un dominguero del tenis como yo), te olvidaras de victorias y derrotas (eso que lo sufran los profesionales). A un nivel amateur y social como el nuestro, hay que centrarse en el placer que genera el simple impacto de la bola sobre el cordaje de tu raqueta. Para ello sólo es necesario buscarte un rival de un nivel parecido al tuyo y ser feliz con este deporte. Si consigues ser feliz con el mero disfrute de este hobby, todo lo demás vendrá sólo; es decir, mejorarás poco a poco y sin darte cuenta te verás ganando partidos que jamás habrías imaginado.

Un abrazo para el futuro ex-perdedor.

martes, 12 de julio de 2011

David Ferrer

El cuarto partido de Copa Davis que enfrentó hace dos días a Fish y Ferrer en tierras norteamericanas fue una auténtica montaña rusa de emociones. Hacía tiempo que no sufría tanto con un partido de tenis; creo que ahí está la grandeza de la Copa Davis, una competición en la que el 128 del mundo puede ganar a un top ten, donde el público cobra especial importancia y puede llevar a un jugador en volandas hacia la victoria, donde se palpa la fuerza que imprime un equipo (qué bonito es ver a jugadores, habitualmente rivales en el circuito, animando a su compañero en cada tanto), donde se siente la presión de representar al tenis de tu país, donde la fuerza mental acapara más importancia que la pericia técnica en los momentos claves del partido...

David fue capaz de sobreponerse a todas la dificultades que se presentan en un partido de Copa Davis, y más jugandose en otro país, para llevarse finalmente la victoria que nos clasifica para las semifinales de este año contra Francia. David Ferrer cada vez me gusta más como tenista y valoro mucho su entrega en todos los partidos. Es cierto que no tiene el físico ideal para estar en el top ten del tenis mundial, pero aún así, gracias a su sacrificio y corazón, este jugador de 1'75m de estatura es el sexto mejor tenista del mundo en la actualidad. Cuando ves jugar a los Djokovic, Nadal, Federer y Murray, tienes la sensación de que ganan sin esfuerzo, que van muy "sobrados". En cambio, ver a Ferru jugar a tenis es más emocionante porque para ganar tiene que dar el 100% de sí mismo, si no quiere que la victoria corra peligro. David no tiene los golpes de los cuatro tenistas antes mencionados, así que lo tiene que compensar a base de piernas, fuerza mental y sufrimiento; quizás esto le haga más cercano y humano, para lo bueno y lo malo, ya que en más de una ocasión le he visto perder los nervios de tal manera que ha llegado a tirar a la basura partidos en los que él era favorito... y por qué? Porque el tener que dar siempre el 100% para conseguir victorias es muy duro y el desgaste que produce pueda llevar a un jugador a situaciones mentales límite.

Mucho se ha hablado de la ausencia de Nadal en esta eliminatoria, pero si hubiera estado Rafa, todo habría sido más aburrido. De vez en cuando merece la pena vivir situaciones límite para disfrutar aún más con este deporte, eso sí, en las semifinales contra Francia me apetece estar tranquilo, así que Rafa, no hagas planes para el 16 de septiembre.

sábado, 9 de julio de 2011

Copa Davis 2011: USA vs España

Ayer se disputaron los 2 primeros partidos individuales de la eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis de este año, en la que se enfrentan estadounidenses y españoles en Austin (Texas). En un principio partían como favoritos los yankees por varios motivos: juegan en casa, Nadal no ha viajado, el partido de dobles es casi una victoria segura para los hermanos Bryan y los amercianos tienen en su equipo a dos "top ten" por sólo uno los españoles.

Con este panorama, las victorias de Feliciano y Ferrer en la jornada inaugural supusieron una muy grata sorpresa para el aficionado español, sobre todo la de Feliciano, que en los últimos tiempos está demostrando una gran madurez en la pista. No era nada fácil su partido de ayer, ya que se enfrentaba al número 8 del mundo (el toledano es el 31) y en territorio hostil. Tras 5 épicos sets y casi 4 horas, el español fue capaz de llevarse el gato al agua. En el segundo partido, Ferru se enfrentaba al temible Roddick en su ciudad de adopción; empezó como un huracán el de Austin a base de tremendos aces, pero finalmente David supo aguantarle y acabó ganando en 3 sets.

El panorama de hoy no es tan optimista ya que Verdasco y Granollers se enfrentan a la mejor pareja del mundo. Aún así, pienso que existe alguna pequeña posibilidad ya que no hay nada que perder y después del 2-0 de ayer, deben jugar sin presión. Esperemos que, si hoy ocurre lo esperado, mañana ganemos uno de los dos partidos para poder enfrentarnos, probablemente a Francia, en las semifinales.

Por último, queria hacer una pequeña reflexión sobre el tenis en EEUU, y no es otra que manifestar mi pena por ver que un país con tanta historia en este deporte, esté atravesando un desierto tan grande desde que los Sampras y Agassi se retiraron. En un principio fue Roddick el que recogió el testigo de estos últimos, pero el bueno de Andy, que nunca llegó al nivel de André y Pete, empieza a mostrar signos de que su mejor época ya ha pasado y no vemos a nadie con la suficiente calidad para llevar el timón tenístico de todo el país. Mardy Fish, el mejor de su país ahora mismo, tiene 29 años, así que el panorama actual no es muy alentador. Para un aficionado al tenis como yo, es triste ver a países con tanta tradición tenística como EEUU, tener tantas dificultades para sacar adelante jugadores de primer nivel que puedan compararse a míticos como Agassi, Sampras, Connors o McEnroe. Y no sólo le está pasando a los norteamericanos, algo parecido está ocurriendo con Suecia y Australia, otros dos grandes de la historia del tenis, de hecho, entre los 3 países suman la friolera de 67 Copas Davis ganadas. Desde la distancia, supongo que algo tendrán que revisar las federaciones de estos países.

jueves, 7 de julio de 2011

Personaje

Vaya por delante que sí, que me gusta el tenis...pero eso es todo, no hay que darle más vueltas. Hay gente a la que le gusta hacer footing, leer libros de historia, jugar al mus, cazar, coleccionar sellos, nadar, beber alcohol, cocinar, viajar, trabajar, esquiar, ir al cine, tocar el saxofón, esnifar cocaína, escribir, fotografiar, cantar, ir a prostíbulos, jugar a baloncesto, bailar salsa, hacer surf, navegar en internet, jugar al bingo, pintar cuadros, hacer apuestas, ir en moto, ver fútbol por la tele...

Ayer era 6 de julio y eso, en Pamplona, quiere decir que la gente está de fiesta y el alcohol hace que todos estemos un poco más dicharacheros. Son momentos en los que te encuentras con amigos, conocidos, amigos de amigos, conocidos de amigos, amigos de conocidos etc, etc. Con muchos de ellos no hay mucho de lo que hablar, así que se recurre a topicazos; otros, bien borrachos, te sueltan sus chapas o se sinceran contigo o te halagan o te critican...

A muchos con los que ya no tengo mucha relación durante el año, les ha llegado a sus oídos que me he enganchado a esto del tenis y eso es lo primero que me dirán en tono guasón cuando me vean el 6 de julio y, francamente, ahora que no nos escucha nadie, me empieza a tocar los cojones. No es que me incomode, pero me aburre y según el tono empleado para comentármelo, me entran ganas de contestar de malas maneras, pero me callo por educación. Porque, francamente, a uno ya le cansan frasecitas del tipo: ya me han dicho que te has vuelto un enfermo del tenis, ya me han dicho que vives en el club de tenis, ya me han dicho que incluso encuerdas raquetas, ya me han dicho que te estás leyendo el libro de Agassi, ya me han dicho...¿y a ti te han dicho que eres un pesado? (esto último siempre me lo callo, como he dicho antes, por educación). Aclaro que el que me toca los cojones no es el que me habla educadamente y con un sincero interés hacia el asunto, sino el que se dirige a mí con sonrisilla tocapelotas y cierta mofa en sus comentarios.

A veces siento que, sin darme cuenta, he creado un personaje: el Fernando fanático del tenis. Lo que muchos no saben es que simplemente es un deporte que me encanta y que se lo recomiendo a cualquiera que me pregunta por él. Lo que ocurre es que soy una persona muy entusiasta con las cosas que hago y, en ocasiones, eso se interpreta de una manera equivocada. Soy consciente de que a veces exagero mi pasión por este deporte, pero pocos se dan cuenta que lo hago por generar ilusión en aquellos que sé que también disfrutan con el tenis.

Mucha gente no sabe diferenciar al personaje "Fernando fan del tenis" del verdadero Fernando, pero es el peaje que tengo que pagar por poner ilusión en las cosas que hago. Pero mientras mi ilusión sirva para generar más ilusión en otras personas, el personaje que he creado sin darme cuenta, seguirá existiendo. Si alguna vez siento que dicho personaje se está muriendo, lo comunicaré en este blog a través de un post de despedida. Hasta entonces, seguiremos en contacto a través de este medio.

Espero que paséis un gran verano, y si tenéis la oportunidad de jugar a tenis, no la desaprovechéis.

domingo, 3 de julio de 2011

45 minutos

Es lo que falta para que comience la gran final de Wimbledon 2011. Pizzas, amiguetes domingueros del tenis y un gran partido entre los 2 mejores tenistas del año... un buen plan para la tarde de un domingo de julio.

A disfrutar!

sábado, 2 de julio de 2011

Petra Kvitova

Tras ver que ningún canal de mi televisión retransmitía la final femenina de Wimbledon, he encendido mi portátil para buscar alguna web que la diera. He encontrado la web, he conectado el ordenador a mi televisor y me he tirado en el sofá.

Eran las 15:20h y el partido ya llevaba unos juegos disputados; Sharapova se enfrentaba a Kvitova. En un principio quería que ganase la rusa ya que de la segunda no sabía nada y el atractivo de Sharapova, al igual que me pasaba en su época con Sabatini, hacía que me decantara ligeramente hacia ella (argumento pelín machista, lo sé).

A medida que transcurría el partido ha ido creciendo mi simpatía hacia la checa por argumentos meramente tenísticos, además de por ser zurda, como un servidor... siempre he tenido debilidad por los deportistas zurdos. El problema es que la hora del partido invitaba a una siesta y me debatía continuamante entre la consciencia e inconsciencia en medio de los gritos de Sharapova. En un momento dado, uno de esos alaridos me ha despertado y, una vez despejado, he visto a la checa festejando el título.

Resumiendo, del partido poco me he enterado, pero la entrega de trofeos y las posteriores entrevistas sí las he visto y he sacado una conclusión: Kvitova me cae muy bien. Estoy escribiendo este post sin saber nada de ella, ni siquiera he visitado la wikipedia para documentarme un poco, pero tampoco me hace falta para lo que aquí quiero decir.

Simplemente quería aprovechar estas líneas para mostrar mi alegría por su victoria, porque está muy lejos de todo el merchandising que rodea a las guapas Sharapova e Ivanovic o a las espectaculares hermanas Williams. Me la he imaginado como una sencilla joven de la República Checa que, a base de interminables horas de entrenamiento había conseguido huir de un futuro gris en su país. Y ahora esa tenaz trabajadora había cumplido su sueño y era incapaz de asimilar lo que acababa de conseguir. Sólo había que ver a las personas que estaban en su palco, del que me ha llamado la atención su hermano (un tipo corriente con cara de buena persona) y su entrenador, un gordito con greñas y con una cámara de vídeo de los años 90 (menudo trasto llevaba en su mano) grabando todos los detalles de la ceremonia final... por no hablar de cómo ha festejado la victoria con el que tenía a su lado, saltando y chocando las barrigas en el aire.

La chica estaba en una nube con su trofeo de campeona (una bonita ensaladera); la periodista le ha preguntado si había sido el mejor partido de su vida y aún ha dudado antes de contestar que sí, lo que ha provocado las risas de todo el público. Las cámaras le han seguido hasta la zona de vestuarios, donde todo el mundo le felicitaba y ella sonreía tímidamente con su ensaladera baja el brazo. Era el objetivo de todos los fotógrafos, quienes le han pedido que se hiciera una foto al lado de una placa con el nombre de todas las ganadoras de Wimbledon. Y ahí estaba ella, la simpática Kvitova, sin aún creerse que ella ya formaba parte de la historia del mejor torneo de tenis del mundo. A partir de hoy, el apellido Kvitova estará inscrito en esa placa junto a otros ilustres apellidos como Navratilova, Graf y Williams.



lunes, 27 de junio de 2011

Feliciano vs Kubot

Menudo partido está remontando Feliano López en los octavos de final de Wimbledon. He empezado a ver el partido cuando el español iba 2 sets abajo y, tras levantar 2 bolas de partido en el tie-break del tercer set, acaba de empatar a 2 sets en este mismo instante.

Veremos cómo termina esto...

lunes, 20 de junio de 2011

Matar moscas a cañonazos

La castiza expresión a la que me refiero en el título siempre me ha llamado la atención. El otro día creo que hice algo parecido, aunque no estoy seguro...espero que alguien me pueda sacar de dudas.

Hace un tiempo que quiero "plomar" mi raqueta, que no es otra cosa que añadir algún gramo de peso a la misma para ganar estabilidad. El problema es que resultó imposible comprar el dichoso plomo en ninguna tienda de Pamplona, por lo que tuve que recurrir a internet. Cuando por fin localicé mi codiciado producto en una web especializada en tenis, me sugió un nuevo problema: la tira de plomo valía 4 euros y el importe mínimo de un pedido tenía que superar los 30 euros. No me hacían falta ni zapatillas, ni polos, ni cordajes, ni grips, ni muñequeras... así que opté por rellenar el dichoso pedido a base de pelotas. Al final me gasté 77 euros para una compra de 4 euros.

Creo que las imágenes son bastantes reveladoras:

- La tira de plomo al lado de un bote de pelotas para ver el contraste de los tamaños.



- Los 24 botes de pelotas que compré para rellenar el pedido, colocados en tres filas de 8 botes cada una, sobre una balda de una habitación de mi casa... qué contenta se va a poner mi mujer cuando llegue.



¿Creéis que esto es un ejemplo de matar moscas a cañonazos?

sábado, 18 de junio de 2011

Eliminado

Hoy he caído eliminado en la tercera ronda de un campeonato social de tenis. No he jugado bien, no he estado centrado, no he sabido adaptarme al viento que hacía... he sido un justo perdedor. Al acabar el partido le he dado la enhorabuena a mi contrincante y me he sentado en el banco, reflexionando un poco sobre lo que había pasado. En ese momento estaba triste, necesitaba desconectar del tenis durante una temporada. Tras levantarme del banco, me he acercado a los 6 ó 7 espectadores que me han venido a ver (mi mujer, mi padre y algún amigo). También me ha dado pena por ellos, porque el partido ha sido malo de solemnidad, pero bueno, la entrada era gratis.

El otro día atendí en la oficina a un cliente mayor, con problemas de riego que le impiden andar más de 5 minutos seguidos. Parecía un buen hombre, aunque un pelín machista ya que apenas le dejaba hablar a su mujer. Ella solía tener razón en sus apreciaciones, pero él no paraba de corregirla y le mandaba callar continuamente; yo me mantenía al margen ante tal disputa. El hombre me comentaba que cuando salía a caminar, buscaba continuamente referencias para poder sentarse; una parada de autobús, un banco, cualquier lugar donde poder sentarse tras 5 minutos de fatiga extrema.

Tras el partido de hoy, me he quedado hablando con un amigo de este maravilloso mundo del tenis para domingueros. Él cayó eliminado ayer, así que sabía muy bien lo que yo sentía en esos momentos. Enseguida nos hemos venido arriba y sé que pronto volveremos a dar guerra; quedan muchos retos por afrontar.

En casa, he comido con mi mujer y me ha comentado lo maravillada que se ha quedado viendo el gran grupo de amigos que hemos creado alrededor del tenis; siempre apoyándonos en las derrotas y felicitándonos en la victorias, yendo a ver el partido importante del amigo, enfrentándonos entre nosotros, intercambiando nuestras chapas tenísiticas... en definitiva, disfrutando como niños, cosa difícil de conseguir en los tiempos que corren hoy en día.

Tras el partido, después de hablar con el amigo sobre nuestros futuros retos tenísticos, he cogido el coche para ir a comer a mi casa. En el trayecto, he visto gente conocida...el sábado por la mañana es un día propicio para ello. Por ahí andaban paseando una compañera de trabajo con su madre y sus dos hijas, el organizador del torneo del que hoy he caído eliminado (al que he saludado desde mi coche), una vecina que iba en su vehículo junto a sus dos hijos... y, casualidades de la vida, he visto caminando al entrañable señor machista que sólo puede andar 5 minutos seguidos.

El hombre llevaba una chaqueta naranja y yo estaba parado en el semáforo, ensimismado en mi derrota. El señor ha cruzado el paso de peatones muy despacio y nada más llegar al otro lado de la acera, a unos 10 metros, había una parada de autobús. El anciano, muy lentamente, se ha ido acercando a dicha parada y cuando ha alcanzado su objetivo, se ha sentado para descansar. Esa imagen me ha generado tristeza ya que el hombre estaba sentado sólo, agotado y se le veía tristón, pensando quizás en lo duro que es envejecer.

El semáforo se ha puesto en verde y en ese momento ya no estaba ensimismado en mi derrota. He pisado el acelerador y he olvidado que hoy he caído eliminado... eso ya no tenía ninguna importancia.

martes, 14 de junio de 2011

Dirk Nowitzki

Hoy no hablo de tenis, hoy hablo de baloncesto.

No soy fan de los Dallas Mavericks, aún así me he alegrado profundamente por el anillo de campeón de la NBA conseguido por esta franquicia. Creo que jugadores como Nowitzki, Kidd, Terry, Stojakovic y compañía, no merecían retirarse del baloncesto sin un triunfo de esta importancia. Este es un buen motivo para sentirse feliz por esta gran victoria; pero he de admitir que lo que más me ha llenado de satisfacción es ver cómo Lebron James ha vuelto a fracasar.

Pensar de esta forma puede convertirme en un mezquino, pero no me importa. Hacía tiempo que no sentía tal animadversión (me encanta esta palabra) ante ningún deportista; pero el chulesco James ha conseguido despertar en mí algo que jamás había experimentado...desear el mal ajeno (aunque sólo sea desde un punto de vista deportivo).

Hace 5 años, los buenos de Terry y Nowitzki tuvieron que sufrir en sus carnes una dura derrota en las finales de la NBA ante Miami Heat, los mismos ante los que se han vengado estos días. La travesía durante ese lustro ha sido dura para estos dos grandes jugadores, que tuvieron que aprender a competir contra sus rivales y contra los que les tildaron de perdedores. En aquella final al mejor de 7, ganaban por 2 partidos a 0 y en el tercero ganaban cómodamente en el descanso; finalmente se dejaron remontar ese tercer partido y acabaron perdiendo por 4 partidos a dos, con una exhibición de Wade, que acabó siendo el MVP de aquella final.

Este año tenían la oportunidad de vengarse ante los Heat, pero la misión parecía más complicada, ya que Nowitzki iba a tener que jugar todas la finales con una lesión en el dedo de su mano, y Wade contaba con la compañía de Lebron y Bosh, formando el Big Three más mediático de la historia del deporte. El fichaje de estas dos estrellas de la NBA dio mucho que hablar durante toda la temporada, siendo para muchos una forma de comprar el título...en cierto modo, era como haber juntado en su época a Bird y Magic en el mismo equipo. Esta operación le hizo ganarse a Miami muchos enemigos en EEUU y el resto del mundo; y no sólo por juntar a tanta estrella en un equipo, sino por el poco nivel humano de los tres, en particular de Lebron James.

En un de los partidos de las finales de este año, Nowitzki dio toda una exhibición con 38,5 grdos de fiebre para ganar el partido él solito en el último cuarto. Ante tan brillante actuación, se pudo ver a los angelitos Wade y Lebron mofándose del alemán en un entrenamiento posterior imitándole con la tos y gestos que se le vieron a Nowitzki durante el famoso encuentro. Estrellitas con Wade y Lebron, a mí no me dicen nada, sólo son dos egocéntricos y arrogantes jugadores de baloncesto, a los que gracias a su espectacular físico, no se les da nada mal jugar a este deporte; eso sí, inteligencia jugando, la justa. Se las prometían muy felices cuando se pusieron 2 partidos a 1, pero esta vez Terry y Nowitzki, los supervivientes de aquella final del 2006, pudieron acabar con sus demonios del pasado y vengarse ante el mismo enemigo, y de una forma parecida, remontando un serie que estaba cuesta arriba. Como he leído a Ramón Trecet, esta final ha servido para separar a los niños de los hombres.

Me quedo con el momento en el que, una vez conseguido el anillo, nada más acabado el partido decisivo, Dirk Nowitzki se fue sólo a los vestuarios a disfrutar durante unos minutos la victoria en soledad. Sólo él sabrá todo lo que ha significado conseguir a los 32 años este ansiado título. Lebron optó por el atajo para conseguir el título, pero no lo consiguió. Dirk sólo ha conocido un equipo en sus 11 años en la NBA y por fin lo ha conseguido; él no siguió el camino fácil como Lebron (cambiarse al teórico mejor equipo), el alemán supo rehacerse de aquella dolorosa derrota y seguir fiel a su equipo y pelear hasta conseguir el merecido premio.

Me alegro por los Mavericks, y por el alemán Dirk Nowitzki, el MVP de las finales de 2011.

jueves, 9 de junio de 2011

Estrés

Llevo una época muy estresado en el trabajo que me impiden escribir más a menudo en este blog. Últimamente estoy teniendo ocurrencias graciosas, que por falta de tiempo, no he podido plasmar aquí. Ni siquiera tengo tiempo para encordar la raqueta a un amigo que la necesita para este sábado.

Un abrazo, Miguel; y enhorabuena por tu reciente paternidad...Tomás va a ser tenista, seguro (y mejor que su padre).

martes, 7 de junio de 2011

Rafael Nadal y Vetusta Morla

Cómo un nadalista como yo no le iba a dedicar un post a Rafael Nadal, cuando el manacorí acaba de ganar su sexto Roland Garros. Poco añadiré sobre todo lo que se ha hablado y escrito sobre la final, aunque sí quiero hacer especial mención a tres momentos claves en dicho partido:

- La espectacular remontada del primer set, en el que Rafa fue capaz de frenar al vendaval suizo levantando un 2-5. Parte de la grandeza de Nadal viene de momentos como ese, es lo que diferencia a un gran jugador de una leyenda... cómo echaremos de menos a Rafael cuando se retire.

- El momento del parón momentáneo debido a la lluvia fue genial, e incluso arrealista (un saludo, señor náuGrafo). Ver cómo se cruzaban los dos rivales en los vestuarios esquivando cualquier contacto visual, me hizo entender la tensión que se tiene que vivir en un momento así. Vale que son amigos y que se quieren mucho, pero en ese momento eran como dos soldados de ejércitos diferentes que lo único a lo que aspiran es eliminar al oponente. Qué imagen! Ni una sonrisa, ni un guiño, ni un gesto amable; en ese momento se tenían que sentir como enemigos íntimos.

- En el cuarto set, cuando Federer venía de ganar el tercer set y su moral estaba por la nubes, Nadal fue capaz de remontar un 0-40 que fue clave para el devenir del set y, a la postre, del partido. Mucho se habla de la fuerza mental del español; detalles como éste justifica dicha fama. Roger, tras no aprovechar esas tres bolas de break, recordó a quién tenía delante y acabó perdiendo 6-1.

PD: muchas gracias, Huesitos, por el disco que me has regalado! Bravo Vetusta Morla! No puedo dejar de escuchar la canción número 10, me parece brutal. Muy recomendable el nuevo disco, titulado "Mapas".

domingo, 5 de junio de 2011

Tenistas "low cost"

Roland Garros llegan a su fin y me hubiera gustado escribir algo más sobre lo que ha ido ocurriendo durante el torneo, pero por circunstancias personales no me ha sido posible. Hacía días que quería escribir algo sobre el increíble partido de octavos de final que jugaron Albert Montañés y Fabio Fognini. Lo que se vivió en en aquel partido fue algo difícilmente repetible.

Se enfrentaban dos jugadores en busca de su logro más importante como tenistas profesionales: una victoria les suponía llegar a los cuartos de final de todo un Roland Garros. De ahí que en momentos clave del partido, se pudiera palpar el nerviosismo y la tensión que estaban padeciendo ambos jugadores. Pero lo gordo llegó en el quinto set; el español iba ganando 6-7 y 15-30 en la quinta manga cuando al efectuar un primer saque el italiano, su cuadriceps dijo "basta ya" y Fognini se quedó totalmente inmovilizado en el fondo de la pista sin poder moverse. Todo parecía indicar que se trataba de calambres o algo más, así que el fisio hizo acto de presencia. Tras varios minutos de desconcierto, en los que el público desconfiaba de la lesión en medio de abucheos, el partido se reanudó.

Era evidente que la lesión del Fognini iba en serio, ya que el jugador italiano apenas podía moverse y empezó a cometer faltas de pie cada vez que sacaba. Aún así, se rehizo y fue capaz de empatar a 7. Parecía inexplicable, pero a base de cañonazos, el transalpino seguía vivo. El español se empezó a poner nervioso y no era capaz de mover a su rival de un lado a otro de la pista y se le empezó a encoger el brazo lanzando todas las bolas al centro. El italiano supo aprovechar los regalos del español e increíblemente fue capaz de ganar el quinto y definitivo set por 11-9 a base de golpes arriesgados y ganadores. El partido fue surrealista...jamás había visto un partido con tantas faltas de pie en el saque, en este caso, debido a la lesión que le impedía hacer el gesto del saque de una forma natural.

El público acabó dividido entre pitos y aplausos, entre los que creían que había sido una sucia artimaña del italiano para romper el ritmo del partido y los que pensaban que habían sido testigos de una victoria heroíca. El bueno de Albert dio la mano a su rival y se fue a los vesturios totalmente resignado...poco después llegó a admitir que de 100 partidos así, gana 99...pero en esta ocasión le tocó perder la oportunidad de su vida.

En el transcurso del partido, el locutor Tomás Carbonell, llegó a definiri a Albert Montañés como un tenista "low cost", pero dicho desde el mayor de los respetos. A lo que se refería Carbonell era que Montañés representaba al "currelas" del tenis y que simbolizaba el triunfo del tenis de ranking medio. También añadió que era un ídolo para todos aquellos tenistas de clase media que luchan por salir del anonimato en busca de algún triunfo en un torneo menor o alguna machada en un Grand Slam, como lo era en esta ocasión llegar a los cuartos de final de Roland Garros.

Al terminar el partido, me metí en la noticia del diario deportivo Marca sobre este partido y leí los comentarios de los lectores de la edición web de este periódico. La mayoría de los comentarios tildaban al bueno de Albert de perdedor y cobarde....Os aseguro que sentí asco por todos esos comentarios porque me parecieron tremendamente injustos. Yo soy de los que pienso que una persona que llega a este límite de exigencia, en este caso deportiva, jamás puede llegar a ser considerada un perdedor....un tenista que está disputando los octavos de final de un Grand Slam, es decir, que está en esos momentos entre los 16 mejores del mundo y...a uno se le ocurre escribir desde su plácido sofá que Montañés es un perdedor...de verdad, me parece patético. Habría que ver que exitosas vidas que tienen las personas que se atreven a escribir ese tipo de comentarios. Ojalá que todos nosotros fueramos capaces de aplicar a los distintos ámbitos de nuestras vidas, ese grado de esfuerzo y superación que día tras día demuestran estos tenistas "low cost"...seguro que a nuestro país le iría mucho mejor.

domingo, 29 de mayo de 2011

Gasquet vs Djokovic

Hoy se juega en la pista central de Roland Garros uno de esos partidos que apetece ver: el virtuoso ídolo local contra el rival imbatible. Richard Gasquet representa el tenis romántico en el que la vistosidad te seduce de tal forma que hace que te olvides del resultado. Forma parte de ese grupo de tenistas por el que pagas una entrada sólo por ver de lo que es capaz de hacer, aunque no sea lo más efectivo para conseguir la victoria. En mi caso, desde que le vi en directo en una pista secundaria del torneo Conde Godó este año, me quedé maravillado con su estilo de juego. El otro día leía que en el diario L'Equipe mostraban una secuencia de diez fotografías con la ejecución de su ya mítico revés a una mano. Como decía antes, ya sólo por ver in situ este fastuoso revés a una mano, merece la pena pagar una entrada. Cualquiera que juegue a tenis comprenderá de lo que hablo cuando le vea jugar. Yo pertenezco a la escuela de tenistas sociales que tiene reves a dos manos porque no le queda otro remedio, porque resultaba más fácil cuando uno empezó a jugar a esto. Pero de vez en cuando, me da por probar el revés a una mano y siempre pienso lo mismo: ojalá tuviera este golpe, aunque mi porcentaje de acierto bajara...no sería problema para mí, total, no me dedico a esto...pero lo que fardaría con la elegancia de ese golpe...el problema es que aunque lo intente no puedo; no tengo ni la fuerza ni la técnica necesaria.

Gasquet representa a un perfil de tenista en vías de extinción, que a punto estuvo de desaparecer del panorama tenístico por culpa de una sanción que le apartó de las pistas por un presunto consumo de cocaína. La cosa no quedó del todo claro, se llegó a oir que él nunca había consumido dicha sustancia, que fue por besar a una señorita que sí había consumido...la verdad es que poco me importa, lo fundamental es que volvemos a tenerle entre nosotros. Ahora representa la esperanza francesa para hacer algo grande, aunque el público de nuestro país vecino ha llegado a ser muy duro con él debido a sus continuos fracasos en Roland Garros, cayendo en primeras rondas o borrándose del torneo por lesiones sospechosas. Y es que el bueno de Richard no está hecho para soportar sobre sus hombros la presión de un país que espera impaciente un nuevo campeón francés desde el año 83. A Gasquet hay que dejarle por libre, como a los artistas, para que dé lo mejor de sí.

Hoy ante Djokovic, lo normal sería que perdiera, pero con el indomable Gasquet sobre la pista, todo puedo ocurrir. Ya no tiene la presión por evitar el ridículo de caer en primera ronda ya que hoy se mide al mejor tenista del mundo en la actualidad, así que hoy es el día propicio para que Richard nos haga divertir, y mucho. Repito, el resultado probablemente no le sonría, pero el tenis versallesco (como diría Carbonell) del bueno de Gasquet, a mí sí que me hará sonreir.

Allez Richard!

sábado, 28 de mayo de 2011

Pronósticos

Ya estamos a punto de cumplir la primera semana en París y unos cuantos buenos jugadores ya se han quedado por el camino: Berdych, Melzer, Almagro, Davydenko, Tsonga.... Es lo que tienen los campeonatos de tenis, son la jungla. Tener eliminatorias desde la primera ronda es muy duro y un tenista que lleva preparando un torneo como éste todo el año, puede tener que irse a casa el primer día por haber pasado una mala noche y no haber estado al 100% en el partido del día siguiente. En otros deportes con formato de liga hay margen de error, en el tenis no. Es un acto de supervivencia diario que va forjando el carácter de un tenista.

Es por ello que no me sorprende para nada que tenistas, a priori favoritos, puedan caer en las primeras rondas ya que influyen muchos factores, además de lo meramente tenísticos. Y también por ello, admiro muchísimo a los favoritos que son capaces de reaccionar ante situaciones difíciles que se puedan dar en las fases previas, como comentaba el otro día acerca del partido de Nadal con Isner.

En un entorno así, no es nada fácil hacer pronósticos. Está claro que Djokovic es el gran favorito para estar, por lo menos, en la final. Pero ayer se enfrentaba a Del Potro, un genio de la raqueta que por las lesiones ha perdido muchos puestos en el ranking. Esta es la razón por la que pudimos ver (y vamos a seguir viendo, ya que no se pudo concluir) en tercera ronda, un partido típico de semifinales o final de un gran torneo. Dile al serbio, invicto este año, que en tercera ronda es normal que gane cómodamente...de momento llevan 2 sets jugados y se ha llevado uno cada uno.

Hablaba de la dificultad de hacer pronósticos; aún así me la voy a jugar un poco:

- Nadal va a ganar el Roland Garros y en la final NO se enfrentará a Djokovic
- Ferrer hará por lo menos semis
- Murray o Federer será finalista
- Gasquet será la "sorpresa" de torneo y dará más de un susto
- Verdasco, ojalá me equivoque, acabará el torneo con la sensación de que podía haber hecho algo más

Bueno, tampoco me la he jugado mucho, pero pocos apostarán a que el serbio no llega a la final. Tengo la sensación de que lleva mucha presión sobre sus hombros ahora mismo y eso le pasará factura.

martes, 24 de mayo de 2011

Presión

Acabo de llegar a casa, pongo la tele y...Rafa está perdiendo en primera ronda de Roland Garros contra Isner por un marcador de 6-4, 6-7, 6-7, 0-1. Nuestro querido Rafael Nadal ha superado muchas situaciones de presión a lo largo de su carrera, pero la prueba de hoy se me antoja más dura que cualquier otra que haya tenido en su vida tenística. No es lo mismo la presión que se sufre ante la posibilidad de ganar una final que la que se padece ante la posibilidad de caer en una primera ronda, y más si hablamos de tu torneo fetiche.

Ayer veía una entrevista en televisión en la que le estaban venga a preguntar al balear sobre Djokovic y él le hacía ver al periodista que había que ir paso a paso, que primero Isner y luego ya veríamos, pasito a pasito.

Hoy es el primer paso...toquemos madera.

PD: Almagro acaba de caer en primera ronda en 5 sets y ayer, Berdych más de lo mismo (ambos dejándose remontar 2 sets a su favor). Ahí está la grandeza de ese deporte.

domingo, 15 de mayo de 2011

Cómo afrontar derrotas

Atravieso una mala racha de resultados que me están haciendo perder la confianza en mi juego. La verdad es que el tenis puede llegar a ser un deporte muy jodido desde un punto de vista psicológico. No sé qué ha cambiado en mi juego, puede que sea que no afronto los partidos de la misma manera que hace un tiempo; pero el caso es que salto a la pista sin ese instinto competitivo que siempre he tenido.

Toqué fondo el domingo pasado, cuando fui barrido literalmente de la pista ante un rival que, aún siendo mejor que yo, había conseguido batirle en el tie-break la última vez que nos habíamos enfrentado. En esta ocasión perdí 7-0 y con una sensación de impotencia importante. Tras el partido, al salir de la ducha, recibí un mensaje en mi móvil informándome de la derrota de Nadal en la final del Master de Madrid y os aseguro que, tal vez por el cansancio físico y mental que tenía en ese momento, fue la vez que más comprendí lo duro que tiene que ser una derrota para tenistas tan ganadores como Nadal, Federer y compañía. Y este sentimiento se hizo aún más fuerte esa misma noche, cuando vi cómo Gasol y sus Lakers eran apalizados por Dallas.

Esta semana, tenía pocas ganas de tenis; el viernes jugué un partidillo para recuperar sensaciones y ayer volví a jugar ranking con una nueva derrota (nunca había perdido 3 veces seguidas en este torneo). En esta ocasión perdí 7-6, pero con mejores sensaciones ya que afronté el partido para recuperarme mentalmente; me repetía continuamente que mi objetivo era jugar bien y no el resultado. Admito que escuece perder en el tie-break, pero en esta ocasión no me fui a casa tan hundido como el domingo pasado. No fue mi mejor partido y tomé nota de ciertos detalles a corregir, aún así sentí que algo había cambiado a mejor; volvía a disfrutar compitiendo.

Os debo confesar que me han servido de ayuda una palabras que le oí al tenista que da nombre a este blog. Le estaban haciendo una entrevista en televisión y le volvieron a preguntar sobre Djokovic y la posibilidad de que le "robe" el número 1, a lo que Rafa contestó lo siguiente:

El tema del número 1 no es un asunto que me preocupe demasiado, lo que quiero es ganar torneos; lo primero es una consecuencia de lo segundo. Respecto a Djokovic, está claro que ahora mismo es el rival a batir, pero no me obsesiona el tener que ganarle ahora (en Roma) o en Roland Garros o en el siguiente torneo. Cada vez que me enfrente a él, pelearé al máximo por ganarle, pero si no lo consigo, seguiré trabajando duro para intentar ganarle en el siguiente torneo.

Me encantaron estas palabras, me parecieron muy inspiradoras y aplicables a cualquier ámbito de la vida. El esfuerzo y el trabajo como vía para conseguir los retos que uno se propone. El otro día escribía acerca de mi crisis de juego o resultados, comentaba cosas como "he tocado fondo"...pero el escuchar esta entrevista de Nadal me cambió el chip. Qué leches! Soy un simple "dominguero del tenis" que disfruta practicando este deporte, así que no merece la pena entristecerse cuando empiezan a aparecer la derrotas o sientes que no evolucionas igual que antes. Empiezo a aprender de las derrotas, es más, empiezo a afrontarlas como un proceso de aprendizaje que estoy seguro que me harán más fuerte. Al igual que, desde un punto de vista más transcendental y filosófico, hay que aceptar la muerte para valorar más la vida; con las derrotas ocurre algo parecido, hay que aprender a aceptarlas para valorar más las victorias.

Ayer perdí, pero me siento bien...me siento fuerte.

viernes, 6 de mayo de 2011

El hombre más en forma del año


El rival a batir esta temporada...

El maestro


Por fin le veo jugar en directo. El tenis hecho arte...

Caprichos del destino

Ayer hablaba con un amigo sobre la posibilidad de ir en noviembre a Londres, al Master donde participan los 8 mejores tenistas del año. Y la principal razón del viaje era poder ver en directo a Federer por primera vez en mi vida; y más aún ahora, porque el suizo ya empieza a tener sus añitos y uno no sabe cuánto le queda de carrera tenística.

El otro día escribía un post criticando los palquitos del Master 1000 de Madrid.

Hoy, a las 9 de la mañana me ha llamado mi padre para decirme que tenía una entrada para mí para ir hoy al Master 1000 de Madrid. Ni me lo he pensado.

Ahora voy en el coche de mis padres, estamos a 312km de Madrid y a las 19h voy a ver en directo a Federer...y en un palquito.

Caprichos del destino.

jueves, 5 de mayo de 2011

Pequeños detalles

Hoy he estado hablando de tenis con un cliente y ambos coincidíamos en que una de las grandezas de este deporte es que los partidos hay que ganarlos. Escrito así puede parecer una obviedad, pero a lo que realmente nos referíamos es que los partidos de tenis hay que cerrarlos, al contrario que otros deportes como el baloncesto o el fútbol. En estos últimos, si previamente has adquirido una ventaja, te puede valer con dejar transcurrir el tiempo para ganar el encuentro, sin necesidad de hacer más méritos. En cambio, en el tenis, ya puedes ir ganando cómodamente, que como tengas un bajón en tu juego, el reloj no va a ser tu aliado; si no eres capaz de ganar el match ball, nadie lo va a hacer por ti.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se trata de un deporte individual, y como tal, para lo bueno y para lo malo, el tenista está ahí sólo ante el peligro; él es el único responsable de las victorias y las derrotas. En cambio, en los deportes de equipo, esta responsabilidad se diluye entre los componentes del grupo, por lo que la dureza mental no es tan extrema como en el tenis. En el baloncesto, el momento mental más duro puede ser cuando tienes que meter un tiro libre que vale el partido o un penalty si estamos hablando de fútbol; estos son momentos en los que un deportista de equipo afronta la crueldad del deporte individual.

Ayer jugaba Feliciano López contra Roger Federer, o lo que es lo mismo, un buen jugador contra una leyenda. Hasta la fecha se habían enfrentado en seis ocasiones, siendo en todas ellas la victoria para el suizo. Pero ayer parecía que podía ser un día especial para el español; jugaba en casa, pista central, ante el mejor de la historia, con un público totalmente volcado a su favor y atravesando un buen momento de forma, gracias en parte a su nuevo entrenador, Alberto Berasategui. Se trataba de una situación inmejorable para dar la campanada. A continuación resumiré el partido en tres detalles:

- El primer set se decidió en el tie break y cuando el español disponía de una bola de set con segundo saque del suizo, éste hizo un ace en toda la línea. Finalmente el set se lo llevó Federer.

- El segundo set también se decidió en el tie break y Feliciano nunca le había ganado a Roger un tie break en toda su carrera. En este partido cambió la tendencia y Feli ganó el segundo set ante el delirio del público.

- El tercer y definitivo set se decidió, como no, en otro tie break. Feli estaba motivadísimo, Roger no lo veía claro y en el ambiente se palpaba que la sorpresa podía llegar. Y de repente llegó el detalle definitivo, con 5-2 a favor de Feliciano, el suizo envió un globo cómodo para un excelente voleador como lo es el español y éste lo falló estrepitosamente. El haber efectuado bien ese smash, que en circunstancias normales fallaría una de cada cien veces, hubiera supuesto tener 4 bolas de partido. Pero ello no ocurrió y finalmente Federer remontó el tie break y se llevó el partido. Era la séptima ocasión en la que se enfrentaban y Roger ayer consiguió su séptima victoria ante Feliciano.

Para Feliciano, este partido puede que haya supuesto uno de los mejores partidos de su carrera, mientras que para Roger sólo ha sido un partido más, complicado, pero un partido más para una leyenda acostumbrada a superar momentos altamente críticos en finales de torneos de Grand Slam. Viendo un partido como éste, no es descabellado pensar que lo que diferencia a los buenos jugadores de las leyendas son estos pequeños detalles. Quizás se corra incluso el riesgo de pensar en el factor suerte, pero precisamente lo que les hace ser leyendas, es que este tipo de detalles los tienen partido tras partido. Disfrutemos entonces de las dos leyendas vivas que tenemos la suerte de disfrutar torneo tras torneo; porque estoy seguro de que cuando ya no tengamos a Rafa y Roger, les echaremos mucho de menos. El tiempo dirá si el tenista de moda hoy en día, Djokovic, llega a esta categoría; aunque para ello aún le quedan muchos pequeños detalles por hacer.

lunes, 2 de mayo de 2011

Gente guapa

Acaba de comenzar el Master 1000 de Madrid y en la presentación televisiva de ayer, me llamó la atención el seguimiento especial que querían hacer a la vida social que gira alrededor de este torneo. Se referían a los que ellos llamaban gente "guapa" ó gente VIP y nos contaban que van a tener no sé cuántas cámaras pendientes no sólo de lo que ocurra en la pista, sino también en los palcos VIP.

En el año 2007 acudí a la fase final de Eurobasket que se celebró en Madrid y, por supuesto, las mejores localidades estaban reservadas para la gente "guapa". Yo tampoco me pude quejar porque tenía una buena localidad entre los "feos". En un principio tampoco le di mucha importancia a este asunto hasta que empecé a notar que en grandísimos partidos, la mayoría de los mejores palcos se encontraban vacíos, porque los VIP sólo venían a ver jugar a Gasol y compañía. Para un apasionado del basket como yo, que había pagado religiosamente su entrada, este desprecio al buen baloncesto suponía una falta de respeto a la cantidad de gente "fea" que se quedó sin entrada (el día que salieron las entradas, se agotaron en menos de 1 hora).

Y ahí no finalizaba esa falta de respeto; recuerdo que en la gran final, mucha gente VIP se perdió el tercer cuarto del partido porque se entretuvo con los canapés gratuitos que tenían al acceder por su cara bonita al palco del privilegio. Aún recuerdo cómo pitábamos los feos a ese gente que había venido a cualquier cosa menos a ver baloncesto. Y lo peor de todo es que no eran 2 palquitos y ya está, esas privilegiadas localidades ocupaban una parte muy importante del estadio, así que su ausencia de pasión también perjudicaba al equipo anfitrión, ya que no animaban nada...coño, que no estábamos en la ópera. Yo tengo muy claro que gran parte de la culpa del oro que no conseguimos fue por no llenar el estadio con verdaderos aficionados al baloncesto.

Ayer, mientras oía hablar de la gente "guapa" que iba a acudir al Master 1000, me vino a la cabeza todo lo que acabo de contar. Entiendo que en un partido de tenis hay que guardar más las formas que en uno de baloncesto, así que no tiene tanta importancia en el devenir del partido el que haya o no muchos palcos VIP. Aún así, y con todos los respetos... a mí qué cojones me importa la gente "guapa" que vaya a estar en las gradas de la Caja Mágica. A mí déjeme ver tranquilo el partido de tenis, que todo lo demás me parece una gilipollez. Siento expresarme de esta forma, pero me hierve la sangre cuando veo que las mejores localidades se encuentran vacías, porque el invitado de turno, al no tener que pagar la entrada, no valora para nada lo que otro pagaría encantado. Todo esto de las clases sociales en un evento deportivo me da bastante vergüenza ajena y cuánto más se recalquen las diferencias entre los guapos y el resto de la plebe, más nos tendremos que preocupar por la sociedad en la que estamos viviendo.

En el 2007, además de acudir al Eurobasket, también tuve la oportunidad de ir a Roma y aún recuerdo cómo el guía turístico nos explicaba que en la primeras filas del Coliseo se sentaban los más pudientes y la plebe en las últimas....qué poco hemos evolucionado desde entonces.

miércoles, 27 de abril de 2011

Crisis de juego; creo que ya he tocado techo

Tras ver "in situ" a los mejores tenistas del mundo, te entran unas ganas enormes de ir a tu pista de tenis habitual y poner en práctica todo lo que has visto. Me suele pasar siempre...me flipo. Esta ocasión no iba a ser una excepción y me impresionó la facilidad con que hacían dejadas jugadores con Gasquet o Stepanek. Cuando el jueves volvía a Pamplona, ya estaba contando las horas que me faltaban para enfrentarme a algún amiguete y freirle a dejadas. Dicho y hecho, el jueves cuando llegué a casa, sin importarme el cansancio del viaje, quedé para jugar un partido con Miguel a las 21:00h.

Por supuesto, quería hacer ver a mi rival todo lo que había aprendido en el torneo con más solera del país y me dediqué a hacer dejadas a diestro y siniestro con muy poco éxito. Resultado final: derrota por 7 a 5. Dos días después, jugué partido de ranking y perdí 7-4 contra un rival más joven y mejor jugador que yo y por supuesto, me despedí del partido con una dejada enviada a la red. Por resumir un poco mi bagaje en los últimos días, tras disputar 6 partidos (5 individuales y 1 dobles) he conseguido la friolera de 1 victoria. Así que mi vuelta a las pistas tras mi periplo por el Conde de Godó ha sido más bien negativo.

Pero lo que realmente me preocupa no son esas derrotas, sino las sensaciones que empiezo a tener cuando compito en este deporte. Los que habéis seguido este blog desde el comienzo, sabréis que empecé a jugar a tenis hace unos 3 años y mi progresión hasta el día de hoy ha sido mucho más positiva de lo que me esperaba. De hecho, cuando empecé a jugar, me apunté a ese torneo social del que os he hablado en más de una ocasión, llamado ranking, que consiste en ir subiendo o bajando de grupo según vas ganando ó perdiendo partidos con tus rivales. El ranking tiene unos 30 grupos y este año, tras ir subiendo como una hormiguita, he llegado al grupo 1. De primeras, admito que me hizo mucha ilusión, pero a este nivel, noto que me tengo que esforzar muchísimo y esperar que mis rivales tengan un mal día para conseguir victorias, en cierto modo era más feliz cuando estaba en el grupo 15 y no paraba de subir turno tras turno. De ahí el título de este post, creo que he tocado techo.

Esta situación me está haciendo pasar una pequeña crisis tenística que lo noto principalmente en que me estoy volviendo más conformista cuando tengo que competir, que ya no tengo ese hambre por ganar, que ya no siento esos nervios antes de jugar un partido de ranking...puede que esté perdiendo la ilusión, o quizás me sienta frustrado porque note que ya no puedo mejorar más.

El otro día le comenté brevemente lo que me pasaba a mi buen amigo Javier, que hacía muchos años que no jugaba y al que estoy volviendo a enganchar a este deporte. Él fue un brillante tenista hasta los 16-17 años, edad en la que se cansó de los largos entrenamientos y optó por dejarlo para disfrutar de la vida igual que cualquier otro chaval de su edad. Pues bien, a continuación os copio un extracto del email que me envió ayer, en relación a lo que estoy hablando:

----------
Sobre lo que me comentas, te voy a dar un consejo basado en mi propia experiencia, espero que te sirva de algo.

Lo que cuentas es típico en mí cuando llevo un tiempo practicando un deporte, y ves que vas alcanzando un nivel que es complicado mejorar, salvo metiendo muchas horas. Puede que no sea el caso, pero a mí me pasa. Digamos que, como  cuesta más conseguir mejoras en tu juego, empiezas a saturarte un poquito, le das menos importancia a la preparación de un partido, es más complicado concentrarte, pierdes un poquito el hambre de ganar.

Mi consejo es que busques un nuevo aliciente dentro de este deporte, no sé...cambia de equipación, proponte mejorar algún aspecto en concreto de tu juego, la bolea, ganar un poquito en velocidad (que te hace falta), ganar un poquito de fondo.... en definitiva, algo que te pueda servir para ver los resultados de lo que estás intentando conseguir en la pista y que vuelva a hacer que consigas ese "puntito" de motivación extra que muchas veces te hace ser más competitivo.

Bueno Fernandín, que pases buena mañana, si consigo estar un poquito mejor el jueves, te hace jugar?
----------

No he podido evitar el publicar (con su permiso) estas líneas, que me parecieron brillantes. No sé qué opinaréis vosotros, pero a mí me levantaron el ánimo tenístico. Ayer lo puse en práctica, y aunque perdí, me fui satisfecho a casa porque saqué como nunca, que era, al fin y al cabo, el objetivo que me había marcado para ese partido.

lunes, 25 de abril de 2011

Consejos para ir al Conde Godó

Voy a improvisar algún consejo útil que te puede venir bien si quieres ir al Conde Godó el año que viene:

- Coger un hotel no muy lejos de las instalaciones del Real Club Tenis de Barcelona. Por ejemplo, en la avenida Diagonal, a la altura del centro comercial L'Illa, no es una mala ubicación porque tienes bastantes sitios para comer ó comprar algo y estás a 25 minutos andando del lugar donde se celebra el torneo.

- Llevar bocadillos preparados o comprados fuera de las instalaciones, ya que una vez dentro te van a cobrar 6 euros por un rancio perrito caliente. En mi caso opté por llevar frutos secos, agua, un bocadillo, galletitas de chocolate...me faltó la fruta.

- Nunca está de más llevar en la mochila un chubasquero porque en esa época del año te puede sorprender alguna lluvia.

- La cámara de fotos es importante para quedarte algún recuerdo en forma de foto o vídeo, pero hay que tener cuidado con no abusar ya que corres el riesgo de perderte el tanto del torneo por estar demasiado pendiente de grabar o fotografiar. Al fin y al cabo, si quieres ver algún vídeo espectacular de tenis no tienes más que meterte en youtube.

- Intentar ir al baño en momentos estratégicos para evitar largas colas. Por ejemplo, recomiendo no ir al baño cuando termina un partido en la pista central, seguro que puedes aguantar un poco más.

- Las pistas donde se juegan los partidos son: la central, la 1, la 2 y la 3. En la central juegan los más mediáticos, la 1 es la pista ideal para ver mejor el tenis ya que te puedes sentar donde quieras y muy cerca. En la 2 ocurre algo parecido a la 1, pero suelen jugar tenistas de peor ranking y no hay gradas en los fondos, donde mejor se ve el tenis. La 3 es la peor pista porque es contigua a la 2 y sólo puedes ver el partido desde la grada de la 2 ó de pie desde los accesos a la pista principal; aquí se suelen jugar los partidos de dobles menos importantes.

- Si puedes elegir las fechas para acudir al torneo, te recomiendo que vayas a las fases previas y octavos de final. Es la forma de ver a una mayor cantidad de tenistas y a un precio menor. Si eres de los que puedes estar de 11 de la mañana a 9 de la noche viendo buen tenis y sentir que se te ha pasado el día volando, esta es sin duda tu mejor opción. Lo más recomendable es coger una entrada de precio intermedio o incluso el más bajo, ya que el precio te marca la localidad en la pista central y los primeros días no se llena, así que te puedes sentar en un sitio mejor del que te corresponde. Y para las pistas 1,2 y 3 no influye el tipo de entrada que has comprado ya que el sitio es para el primero que llega.

- Antes de entrar a las instalaciones, es muy importante planificar tu día tenístico, es decir, elegir qué partidos quieres ver. Para ello es indispensable tener a mano el orden del día (te lo facilitan allí ó lo puedes ver antes en algún periódico del hotel). Una vez elegidos tus partidos, es importante cambiar de pista en momentos estratégicos para evitar aglomeraciones. Por ejemplo, si acaba el partido de Nadal (pista principal) y estás interesado en ver a Stepanek en la 1, es mejor quedarte un rato a ver el siguiente partido de la pista principal e ir a la pista 1 dentro de unos juegos. Con tantos partidos a la vez, no se puede pretender ver todo y probablemente tengas que sacrificar comienzos y finales de algunos partidos.

- Por último diré que a todos nos gusta ver a los Nadal, Ferrer, Murray y compañía; pero en las primeras rondas tendrás la oportunidad de ver partidos muy entretenidos entre tenistas menos mediáticos pero con más encanto, ya que los verás en primera fila y muchos de los partidos serán muy disputados. No siempre el que gana más partidos es más bonito de ver...por ejemplo, en esta edición me encantó ver a Richard Gasquet en la pista 1; me pareció un virtuoso de la raqueta con su revés cortado y sus dejadas imposibles. Otro partido que me encantó en esta misma pista fue el disputado entre Davydenko y el francés Roger-Vasselin; al primero ya le había visto en Valencia y me encantó, y el francés fue un agradable descubrimiento. El partido se decidió en un emocionante tie-break en el segundo set y fue muy entretenido ya que el ruso hizo una espectacular remontada en la segunda manga. La muerte súbita fue dramática, especialmente para los incondicionales franceses que no paraban de animar a su compatriota al grito de "Allez Edouard". Al final se impuso la frialdad de Nikolay Davydenko, ante la atenta mirada de su mujer Irina.

Espero que estas líneas te sean de utilidad si alguna te animas a descubrir el encanto de este maravilloso torneo.

domingo, 24 de abril de 2011

La gran final; otra vez con el corazón dividido

Se repite en Barcelona la final de hace una semana en Montecarlo; Nadal vs Ferrer, probablemente los tenistas más en forma en la actualidad, junto a Djokovic. Apenas falta un cuarto de hora para que dé comienzo esta gran final y presiento que David no se lo va a poner nada fácil a Rafael. Creo que va a ser un partido muy reñido y vuelvo a tener el corazón dividido, aunque en esta ocasión, a pesar del título del blog, me voy a mojar un poco: quiero que gane Ferrer porque hay que repartir un poco, no? Nadal ya se llevó el Master 1000 de Montecarlo, así que ahora le toca a David llevarse el Master 500 de Barcelona....total, Rafa ya lo ha ganado en 5 ocasiones.

Mientras espero a que empieza la final, voy a aprovechar este post para hacer una pequeña comparativa entre estos dos grandes tenistas españoles:

Ferrer: 29 años, 1'75m, 72kg, diestro, raqueta (Prince), marca ropa (Lotto)
Nadal: 24 años, 1'85m, 85kg, zurdo, raqueta (Babolat), marca ropa (Nike)

Torneos Grand Slam: Ferrer (0), Nadal (9)
Torneos Master 1000: Ferrer (0), Nadal (19)
Torneos Master 500: Ferrer (5), Nadal (10)
Torneos Master 250: Ferrer (6), Nadal (5)

Partidos ganados: Ferrer (361), Nadal (500)
Partidos perdidos: Ferrer (212), Nadal (105)

Dinero ganado en torneos: Ferrer (9'6 millones $), Nadal (38'9 millones $)

Victorias en enfrentamientos directos: Ferrer (4), Nadal (13)

Los números dan como favorito a Nadal, pero...

Señores, disfruten de la final, comienza el espectáculo.

miércoles, 20 de abril de 2011

Nadal vs Gimeno

El partido, como era de esperar, no ha tenido historia y en poco más de una hora ha finalizado con un doble 6-1 para el balear.

Me quedo con la papeleta del pobre Daniel Gimeno de tener que ser el rival de Rafa ante un público que sólo tenía ojos para el mejor del mundo. No tiene que ser fácil enfrentarte ante un monstruo del tenis con las gradas repletas de público y sabiendo que tú simplemente eres "el rival de Rafa".

Por último, me ha llamado la atención el revuelo que genera Nadal allá donde va. Las gradas llenas, los niños acosándole para conseguir su autógrafo...ha sido entrar en la pista y parecía que entraba una estrella de rock o del cine. El partido ya ha terminado y el mancorí, tras atender a los medios y fans, ya se ha ido. Con él se ha ido el público y las gradas ahora no llegan al 25% de ocupación.

Nos quedamos los aficionados al tenis, porque el partido entre Granollers y un top 10 como el austríaco Melzer promete. En el fondo agradezco la tranquilidad que se queda en las pistas tras pasar el huracán Nadal...ahora ya sólo queda tenis, nada más.

Ferrer vs Berlocq

A pesar de la potencia en los golpes del argentino, Ferru se ha llevado el partido sin problemas por un doble 6-2. Realmente se encuentra muy en forma el alicantino y es la seria alternativa al huracán Nadal.

Ferrero vs Zverev

Nunca había tenido la oportunidad de ver al ex-número 1 mundial en directo y la verdad es que no me está decepcionando. De momento Ferrero se ha llevado el primer set y ya le lleva un break de ventaja al alemán en el segundo.

Me parece un estilo académico el del valenciano, concediendo muy pocos errores no forzados. Si no hubiera tenido tantas lesiones en su carrera...hoy estaría escribiendo sobre un grande en mayúsculas. Aún así que le quiten lo bailado: un Roland Garros y dos Copas Davis.

En otro orden de cosas, hoy cuento con la compañía de mi mujer...ya tengo a quién contar mis chapas tenísticas.

martes, 19 de abril de 2011

Feliciano vs Kukushkin

Ahora estoy en el partido de Feliciano López y la cosa no está nada clara; van 3-2 en el tercer set. Veo a Alex Corretja preocupado por cómo transcurre el partido.

Se acaban de sentar dos tías buenas a mi lado; entiendo que no es por mí...es el efecto Feliciano. Por cierto, guapas pero maleducadas, porque se acaban de levantar en medio del juego, mientras jugaban los tenistas...en fin.

Almagro vs Andujar

El primer set se lo ha llevado, no sin apuros, el murciano Nicolás Almagro. Si antes hablaba del revés a una mano de Gasquet, el de Almagro no se quedá atrás, siendo todavía más potente.

Pablo Andújar está jugando muy bien, pero en el momento clave del set se ha despistado por culpa de unas niñatas maleducadas que no paraban de gritar. De todos modos, con lo que yo me quedo de este partido es con el señor sentado a mi derecha...así me veo yo dentro de unos años...ojalá!

Qué hombre más majo! El abuelo ideal.

Gasquet vs Chela

Me ha encantado el juego del francés; revés a una mano de alta escuela y toque de genio a la hora de hacer dejadas y voleas. Partido muy entretenido y emocionante que se ha decidido en el tercer set a favor de Gasquet.

Cuando vuelva a Pamplona, voy a probar a hacer más dejadas en mis partidillos...a ver qué tal me va.

Gimeno vs Starace

Me encuentro estos días en Barcelona, viendo el torneo de tenis Conde Godó y voy a hacer un experimento que me ha enseñado nuestro amigo bloguero Patatica.

Voy a publicar, desde mi móvil mini-posts, explicando lo que vaya viviendo en las pistas del Club de Tenis de Barcelona. A ver cómo resulta el experimento.

Acabo de ver el partido entre Daniel Gimeno y Potito Starace; ha ganado el primero por retirada del italiano, al parecer, por problemas estomacales.

La verdad es que es una gozada ver tenis tan cerca, ya que han jugado en una pista secundaria y me he podido sentar en la primera fila de la grada del fondo, que es donde mejor se ve. Tan cerca como en cualquier partido de algún amiguete mío en nuestro club de tenis.

Seguiré informando...

domingo, 17 de abril de 2011

Corazón dividido

Rafael Nadal y David Ferrer disputan hoy la final del Masters 1000 de Montecarlo y la verdad es que me encuentro ante un dilema; no sé quién quiero que gane. Admito que me encantaría que Nadal ganara el séptimo título consecutivo en este torneo, algo prácticamente irrepetible. Este hecho no haría más que agrandar la leyenda de este gran deportista, probablemente el mejor de la historia de este país.

Me considero un nadalista porque admiro los valores que siempre ha representado Rafa para conseguir sus triunfos: esfuerzo, lucha y humildad. Pero en este caso, en la final que empieza dentro una hora, sé que voy a tener el corazón dividido ya que David Ferrer me parece un pedazo de profesional que se merece ganar un título de este prestigio.

David, hoy más que nunca, se enfrenta a Goliat y yo siempre he tenido especial predilección por el débil en este tipo de duelos, pero en esta ocasión el Goliat de turno es Nadal. David, al igual que Rafa, se caracteriza también por dejarse el alma en cada punto y sería muy bonito que un jugador tan trabajador como él triunfara hoy. Pero tampoco me puedo quitar de la cabeza el hecho de que Nadal no para de hacer historia torneo a torneo y si gana hoy, sería su Masters 1000 número 19. El de Manacor es el jugador que más títulos en este tipo de torneos ha ganado, por encima de jugadores tan míticos como Agassi y Federer, que son los siguientes en la lista con 17 Masters 1000 cada uno.

Pero tampoco puedo olvidar que para David sería su primer Masters 1000 y, por qué no decirlo, a Ferru le tengo un cariño especial desde que accedió amablemente a hacerse una foto con nosotros (mi amigo Joaquín y un servidor), el mismo día que tuvo que abandonar el torneo de Bilbao por una lesión. Ese día, cuando le vi entrar sólo en el hotel en el que se hospedaba, vi reflejada en su cara la parte más dura de este deporte a nivel profesional... la soledad de tenista. Menos mal, que conseguimos hacerle esbozar una sonrisa con un para de paridas que le soltamos.

CONCLUSIÓN: ahí va el topicazo...que gane el mejor.

sábado, 16 de abril de 2011

Hobby

De crío jugaba a baloncesto y esta afición me duró muchos años, hasta que una rotura de ligamentos en mi rodilla izquierda supuso el comienzo del fin. Tenía 19 años, cuando una mala caída tras capturar un rebote, hizo retorcerme de dolor sobre el cemento de aquella pista callejera de baloncesto. Sabía que tenía que ser algo grave y no me equivoqué. Tras este episodio, luego vendrían 2 operaciones y muchas horas de rehabilitación, pero esa rodilla nunca llegó a ser la misma y tras varios intentos de volver a jugar, lo tuve que dejar porque la rodilla sufría mucho con este deporte, y mentalmente jugaba con miedo, temiendo volver a lesionarme. Lo dejé definitivamente a los 23 años; me había quedado sin hobby.

En 2001 me fui a trabajar unos meses a Bristol (UK) y allí mis compañeros de trabajo tenían muy marcados sus hobbies, a los que dedicaban la mayor parte de su tiempo libre. Tim estaba loco por el submarinismo y aprovechaba dicha afición para viajar por todo el mundo en busca de bonitos mares en los que bucear. Ed era un loco del surf y había recorrido medio mundo junto a su hermano en busca de buenas olas. Otros compañeros, de los que he olvidado sus nombres, tenían hobbies tan dispares como el golf, tiro con arco, pilotaje de aeroplanos sin motor, ciclismo, patinaje sobre ruedas...todo el mundo tenía el suyo, menos yo y eso me me inquietaba.

Cuando regresé a España, lo hice con el firme propósito de buscar mi propio hobby y lo intenté de muchas maneras. Di clases de kite-surf en Tarifa pero aquello no funcionó, al igual que las clases de windsurf que recibí en Matalascañas. Llegué a comprarme revistas especializadas en deportes relacionados con la vela; supongo que ahora estarán perdidas en algún rincón de mi casa. Llegué a flirtear con la pesca, interesarme por el golf, pensar en sacarme el carnet de moto; incluso me llegué a comprar un traje de neopreno para practicar el submarinismo, a pulmón! Aún recuerdo aquel frío día de febrero en el que me metí con mi super-traje de submarinista en el mar de Castro Urdiales...creo que me lo he puesto 4 ó 5 veces. Encima en esta ocasión enredé a nuestro amigo Pat, quién también se compró un traje de neopreno que estaba de oferta en Decathlon (el problema es que era versión femenina y le sobraba algo por la zona del pecho y las caderas). Pat creo que lo llegó a usar una vez (lo siento, amigo).

También estuve cerca de comprarme un bulldog, por probar aquello de tener una mascota, pensando que por ahí descubriría un nuevo y apasionante mundo; menos mal que nunca me decidí, de lo contrario ahora tendría que soportar los terribles pedos que se tiran los perros de esta raza. También me enteré que roncaban, de la que me libré...

Cuando viví en Madrid, mi hobby consistía en salir de cañas por La Latina, ir a conciertos, comer siempre fuera de casa ingestando alimentos con mucha grasa, beber cubatas en el Penta...sabía que no era un hobby con futuro, pero también he de admitir que me lo pasé en grande; en aquella época alcancé mi peso más elevado (unos 85 kg), de aspecto general no estaba gordo, pero para un flaco de toda la vida como yo, esas lorzas que me salían en forma de michelines no me hacían sentir muy cómodo. Sabía que necesitaba empezar a practicar un deporte que me enganchara a una vida más saludable, pero no sabía cual.

A mi vuelta a Pamplona me casé y seguí en búsqueda de mi hobby; por el título de este blog es fácil adivinar por qué opción me decanté. De todos modos, dejo para otro post cómo emepezó mi idilio con el mundo de la raqueta ya que ahora empieza la semifinal del Open de Montecarlo entre Nadal y Murray.

martes, 12 de abril de 2011

Mi idea de negocio

Soy una persona muy dada a tener la mente inquieta; mi cabeza nunca descansa y últimamente me ha dado por pensar en posibles negocios que me gustaría montar. Uno de ellos es el que expliqué en un foro de tenis y que a continuación detallo:

------
Un hotelito rural con no más de 8 habitaciones, perdido en algún paraje bucólico del norte de España ó sur de Francia en el que pudiera jugar a tenis sobre hierba, con el único sonido de las bolas impactadas sobre mi raqueta, el canto de algún pajarillo y la visión de alguna vaca pastando tranquilamente. Las habitaciones no tendrían numeración, sino nombres de tenistas como Borg, McEnroe, Lendl, Graf o Evert y todo estaría decorado con un estilo british Wimbledon. Sería un lugar ideal para montar torneillos con amigos, ajenos al bullicio de las ciudades, y cercano a otros lugares turísticos de interés relacionados con la naturaleza. Me gustaría desayunar unas buenas tostadas con mermelada o unos sobaos caseros para luego jugar un partidillo con raqueta de madera y vestimenta blanca con algún otro huésped del hotel. Al ser un hotel rural con encanto, habría turistas franceses, alemanes e ingleses, así que los partidos tendrían un perfil internacional.

Tras un día visitando lugares cercanos con encanto (montaña ó mar), volveríamos para jugar un partido nocturno sobre el cesped de la pista del hotel... Los televisores tendrían, por supuesto, acceso a todos los canales de pago con temática de tenis y habría una pequeña tienda de souvenirs relacionado con el tenis. Además, tendrías la opción de que tu partido fuera grabado para tenerlo después como recuerdo en formato dvd.

Si exisitiera este sitio... ¿tú irías? Tu contestación me servirá como estudio de mercado por si algún día reúno el dinero y el valor suficiente para montar algo parecido... jejeje

Se admiten críticas y sugerencias.
-----

Como podéis observar la idea está aún muy verde, no dispongo de capital ni valor y la viabilidad del proyecto me genera muchas dudas. Las contestaciones recibidas en el foro me han hecho poner los pies en la tierra, pero eso no quita que sería un bonito sueño. De todos modos, creo que llego tarde porque he descubierto que ya existe un hotelito muy parecido en UK llamado Fingals (encima les hago publicidad gratuita). Os dejo la foto del hotel que me sedujo...pagaría mucho por jugar en esa pista de hierba ó esperar mi turno mientras me bebo un batido de fresas naturales en las hamacas de al lado:


lunes, 11 de abril de 2011

Puntos de inflexión

Me estoy leyendo el libro "Open" de Andre Agassi y una de las cosas que más llamó mi atención es que comparaba un partido de tenis con una vida en miniatura; con sus alegrías y tristezas, euforias y depresiones, ilusiones y decepciones, placeres y sufrimientos... cuánta razón, señor Agassi.

Ayer jugué un partido de tenis y la verdad es que lo llevaba bien encaminado. Era un partido de ranking de los que suelo jugar en mi club de tenis, y según dictan las normas, en este campeonato los partidos son a 7 juegos (ya no tenemos edad para jugar a 3 sets). El partido lo llevaba bastante encarrilado, 6-3 y 0-40 a mi favor cuando de repente se dio un punto de inflexión.

Mi rival se disponía a ejecutar su segundo saque con 3 bolas de partido a mi favor. Saca y mi resto se va fuera, pero al rato veo que la marca de la bola indica que su servicio había sido malo (jugamos en tierra batida). Como soy un caballero del tenis no reclamo su doble falta y nos ponemos 15-40. Tampoco debería pasar nada, seguía teniendo 2 bolas de partido, pero en el fondo sabía que sí pasaba algo, me encontraba ante un punto de inflexión en mi partido, en mi mini-vida.

Mi mente se empezó a ir y comencé a torturarme con mensajes negativos del tipo: "ojalá no tenga que acordarme de esta bola" ó "por qué no habré pitado doble falta y fin de partido"... Cuando intentaba olvidarme del asunto, mi vista se centraba en la jodida marca del bote de la bola y cuando quería darme cuenta ya me había remontado el juego. Perfecto, de un 6-3 y 3 bolas de partido a 6-4.

El tema no acabó ahí, con el 6-4, se puso 15-40 a su favor y entonces ya me empezó a temblar todo, el brazo se me encogía y el dichoso bote comenzó a ser una obsesión...cada vez que me acercaba a la zona de la marca del delito, seguía mirándola deseando que realmente hubiera tocado línea, pero ahí seguía, provocándome descaradamente como queriéndome decir: sí, ha sido mala pero eres tan gilipollas que le has regalado el tanto, lo vas a pagar.

A las puertas de 6-5 el asunto tenía muy mala pinta y más cuando entra a la pista el usuario que había reservado la siguiente hora. El tío empezó a echarnos las típicas miraditas del tipo "chavales, ya es la hora" mientras comenzaba a calentar haciendo sprints a dos metros de mí...qué falta de respeto, por Dios; ¿no ves que nos estamos jugando la vida?

Mi cabeza en ese momento trataba de aislarse de la tortura mental que me estaba suponiendo el pesado mete-prisas de turno y, cómo no, de la marca de la jodida bola que no había entrado. Así que opté por acercarme a la dichosa zona del dichoso bote y lo borré con rabia con la suela de la zapatilla. Ahí vino el punto de inflexión que me beneficiaba, el "borrón y cuenta nueva".

Remonté el 15-40 y me llevé el partido por 7-4. Di la mano a mi rival y el caga-prisas se quedó tranquilo. Como la vida misma.

domingo, 10 de abril de 2011

Creo que voy a cambiar el contenido de este blog

No sé si habrá sido por mis 34 años recién cumplidos, o por los más de tres meses sin escribir, los cuales me han servido para reflexionar sobre el tema...pero el caso es que tengo prácticamente decidido cambiar el contenido de este blog.

En el título he puesto "creo" porque me conozco, pero llevo un tiempo meditando el asunto. Allá por noviembre de 2009, cuando empecé la aventura de este blog, mi idea inicial era hablar de tenis, de ahí el título del mismo, pero enseguida me di cuenta de que no quería encasillarme. Pues ahora, en abril de 2011, me apetece encasillarme y hablar de mi hobby favorito. Sé que con esta medida corro el riesgo de perder a mi pequeña audiencia, la cual probablemente pasen olímpicamente de lo que pueda escribir un "flipao" del tenis, pero ahora necesito hacerlo...a ver lo que me dura.

Así que este post está dedicado a mi querida audiencia que no es otra que: Patatica, Dmitry, Ana, Patio, Huesitos, Náugrafo, Iosu, Smarty y algún despistado más que de vez en cuando se asoma por aquí. Gracias por haberme seguido durante todo este tiempo y, aunque sea con muy poca frecuencia, siempre agradeceré cualquier comentario vuestro, aunque simplemente sea para saludarme. Quién sabe, quizás consigo que alguno de vosotros acabe practicando este maravilloso deporte...