martes, 5 de enero de 2010

Urólogo

Descubrí la verdadera identidad de los Reyes Magos de una forma muy tonta... solía jugar en mi casa con una pelotita de tenis y en una ocasión fue a parar debajo de la cama de mis padres. Cuando fui a recuperarla, descubrí todo el pastel. Desde ese día, me dediqué el resto de las navidades a hacer una visita diaria a ese asombroso lugar, para comprobar qué regalos iban a caer ese año. Aún recuerdo cómo vacilaba a mi hermano pequeño diciéndole qué regalos le iban a traer, pero sin desvelar mi fuente: ---- "Así que te gustaría que te trajeran el Voltron" (recuerdo que era una especie de robot "transformer" que se convertía en 5 leones), le decía yo a mi ingenuo hermano. --- "Pues que sepas que te lo van a traer", le sentenciaba con una sonrisa picarona.

Ayer descubrí una realidad que me impactó casi tanto como el hallazgo que he descrito anteriormente. Llamadme ingenuo, pero no sabía lo que te hacen si vas a una revisión con el urólogo. A mí todavía no me ha tocado este tipo de revisiones, supongo que con los años no me libraré; el problema es que ahora que sé la verdad, cuando llegue el momento, iré acojonado. Para los ingenuos como yo, lo explicaré brevemente: a ver cómo lo digo finamente... lo siento, no puedo... te meten un dedo por el culo. Desde luego, hay cosas que es mejor no saberlas y no me refiero a que los reyes son los padres.

Bueno, para terminar hablando de cosas más agradables, deseo que esta noche os traigan los mejores regalos. Y si alguno tiene la suerte de recibir como regalo un viaje a la isla Skye, que lo disfrute. No tengo la suerte de conocer este lugar, pero al escribir el anterior post sobre el ciclista acróbata nacido en dicha isla, me puse a buscar fotos en google y me quedé maravillado.


5 comentarios:

  1. Eres un poco frikki de los blogs...jeje
    http://patatapost.blogspot.com/

    un abrazo majo

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría!!! Patata ya tiene un blog!!! Lo consideraré como un regalo de Reyes Magos jejeje.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. Tu post me recordó algo gracioso que me contó hace dos o tres anos un amigo mío, Greg. Greg tuvo un poco de incomodo de orinar y por eso fue al medico, urólogo. El doctor, antes de examinar a Greg, mandó a una de sus enfermeras que pusiera un catéter en su pene. Según Greg la enfermera fue una mujer asiática joven y atractiva (tened en cuenta que Greg y yo somos de generación de tu padre y casados por muchos anos y la palabra “joven” es relativa). Total, en cuanto la enfermera tomó su pene en la mano para poner el catéter, Gres se sintió alivio, el problema se fue inmediatamente. ¡El estaba curado al instante!

    Dmitry

    ResponderEliminar